James Carr “You Got My Mind Messed Up” (1966)

james-carrLa segunda mitad de los sesenta puso unos cuantos discos de Otis Redding y Aretha Franklin en cada hogar estadounidense. Sin embargo, la proporción se reducía cuando uno buscaba en esas mismas estanterías a James Carr. A nadie le pueden temblar las manos por tal comparación, de los tres a él le tocó ser el maldito y condiciones no le faltaban ni para lo uno ni para lo otro. Con un registro vocal sin nada que envidiar a la potencia de Aretha o a la profundidad de Otis, unas canciones que abrazaban la universalidad sin apenas rozar la banalidad y un hit para la posteridad como “The Dark End Of The Street” que le llevase al salón eterno de la fama, Carr se quedó a muy poco, que en realidad es mucho, del éxito eterno de éstos. Su adicción a las drogas, su trastorno bipolar y su depresión por no llegar a la fama de una forma relativamente rápida acabaron por romper su particular sueño americano. También es cierto que fue un incomprendido, resabiados que lo veían como una imitación de Otis y paletos que lo veían como un cantante de blues solían ser su público. Fueron pocos los que vieron en Carr a esa portentosa voz de la iglesia de Memphis que asimilaba como nadie las raíces sureñas y las lanzaba en forma de soul vigoroso.

Su primer álbum “You Got My Mind Messed Up”, se publicó en 1966 y contenía varios cortes destacables, empezando por la canción que daba título al álbum y que supuso el primer éxito de su carrera y otros hits como “Pouring Water on a Drowning Man”, “These Ain’t Raindrops” o “Love Attack”. Mención especial, por supuesto, para “The Dark End of The Street”, tema de corte tremendamente emocional que supura arrepentimiento y afectación, la infidelidad como generadora de una desolación desconsolada sazonada con ligero toque de optimismo (¿O de auto engaño?), y a la vez una despedida al ritmo sugerente del “bailemos juntos una última vez, abrazados, llorando los dos”. En el extremo opuesto, “That’s What I Want To Know”, probablemente uno de los temas que más veces he pinchado en mi vida, con un ritmo frenético capaz de despertar a un muerto de su tumba. De todas es la que menos a dado que hablar, pero que no se os pase por alto, con el tiempo consiguió romper la brújula más academicista del soul. Y es que es así, amiguitos, como se pasa del southern al northern soul. Y tú que te lo ibas a perder.

Anuncios

Acerca de Bailar de arquitectura

Licenciado en sociología y postgrado en Técnico de Integración laboral. Profesional con amplia experiencia en el ámbito de la comunicación, tanto en la relación con medios de comunicación como en el uso de las nuevas tecnologías. Experto en creación de estrategias integrales de comunicación. También con experiencia desde los medios de comunicación, dirigiendo y presentando 150 programas de radio (25 de ámbito nacional y 125 de ámbito autonómico). Experto en gestión de proyectos. Especialmente en tres ámbitos: proyectos sociales, emprendedores y startups y cultura. Análisis e investigación. Responsable y/o creador de diversos estudios en el ámbito social y en el sector de las nuevas tecnologías. Community Manager. Responsable de la gestión de diversas comunidades virtuales, y la dinamización de un gran número de acciones como concursos, sorteos, recogida de ideas, etc. entre ellas destaca un caso de éxito en las redes sociales como los premios Responshabilízate.

Un Comentario

  1. Álvaro

    Éste también me flipa!
    Se lo pongo a las visitas los domingos

    😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s